De cómo los Mumin de Finlandia salieron de los libros para convertirse en codiciadas tazas

Este año se celebra el 75 aniversario de la aparición del primer libro de los Mumin, la carta de presentación de un elenco de personajes que no tardaron en adquirir fama internacional. Hemos conversado con la diseñadora de uno de los éxitos más extraordinarios de los Mumin: unas tazas que no faltan en casi ningún hogar finlandés.

El primer libro de los Mumin, La gran inundación (en sueco, Småtrollen och den stora översvämningen), apareció en 1945. Sus extravagantes personajes supieron ganarse el corazón de los lectores de todo el mundo, convirtiéndose en uno de los tesoros de la cultura finlandesa.

La creadora de los Mumin fue la escritora y artista Tove Jansson (1914-2001), finlandesa de lengua sueca (el sueco es uno de los idiomas oficiales de Finlandia), que escribió e ilustró ocho libros más sobre sus personajes, así como varios libros de cuentos ilustrados y numerosas tiras cómicas.

A lo largo de varias décadas ha ido apareciendo una amplia variedad de productos y derivados relacionados con los Mumin, desde juguetes y cómics, hasta artículos de colección. La ciudad de Naantali, en el suroeste de Finlandia, presume de albergar el parque temático Muumimaailma (El mundo de los Mumin), mientras que la ciudad de Tampere, en el oeste de Finlandia central, es la sede del Museo Mumin.

En Finlandia, una de las historias más exitosas de los productos relacionados con los Mumin tiene forma de tazas de cerámica. Aunque su popularidad resultó inicialmente una sorpresa, acabaron convirtiéndose en codiciados objetos de coleccionista.

Arabia, una conocida empresa finlandesa de cerámica, lleva produciendo las tazas y platos de los Mumin desde 1990. En cuanto aparece un nuevo modelo, la gente hace cola ante las tiendas autorizadas para hacerse con él. Pero, ¿por qué son tan populares estas tazas?

Así empezó todo

La diseñadora Tove Slotte está sentada frente a su mesa de trabajo, junto a una ventana, dibujando en una hoja de papel. En la mesa hay varias tazas de los Mumin llenas de tijeras y lápices.

Tove Slotte suele tardar tres meses en hacer sus diseños para cada nueva colección de productos.
Foto: Markku Toikkanen

Tove Slotte lleva diseñando las tazas de los Mumin desde que aparecieron las primeras, en 1990. Trabajaba para Arabia como diseñadora y un día a la gerente de producción se le ocurrió la idea de sacar unos platos con el tema de los Mumin. Era de lo más normal que le pidiera a Slotte que se ocupara de los diseños, ya que habían hablado en varias ocasiones de lo mucho que a ambas les gustaban los libros de la familia Mumin.

Las primeras tazas tuvieron una acogida muy positiva. Aunque los Mumin ya tenían sus seguidores en Finlandia y en muchos otros países, la aparición en los 90 de una serie japonesa de dibujos animados impulsó un nuevo boom de los Mumin en Finlandia, fenómeno que más tarde se fue extendiendo por todo el mundo. Arabia ya ha producido más de 100 modelos diferentes de tazas Mumin, y Tove Slotte ha diseñado la mayoría.

Algo más que un simple objeto de decoración

Una taza rosa con la imagen de dos Mumin que se abrazan bajo un sol que resplandece.

La taza más popular de los Mumin es esta de color rosa, titulada “Amor”. Se lleva produciendo sin parar desde 1996.
Foto: Tosikuva/Fiskars Finland

“Antes de producir los juegos de platos nos reunimos con Tove Jansson y esta nos dio su aprobación”, cuenta Slotte. “Ella era mi ídolo, así que estaba muy emocionada de poder conocerla. Resultó ser una persona muy cálida”. Tal como se le prometió a Jansson, sus propias ilustraciones fueron —y siguen siendo— la base para el diseño de las tazas, aunque Slotte hace el resto del trabajo, combinando elementos de diferentes ilustraciones y diseñando el fondo y los temas cromáticos. La inspiración y las ideas le vienen directamente de los libros de los Mumin, que ella suele repasar a menudo, tan a menudo, que puede decirse que se los sabe de memoria.

Para Tove Slotte, las tazas son la obra de su vida. Los Mumin siempre han sido muy importantes para ella, e incluso cuando era niña le encantaba dibujar los personajes. Slotte tiene una opinión sobre por qué los Mumin y las tazas tienen tanto eco entre los finlandeses: “Los finlandeses se sienten identificados con la familia Mumin, porque aprecian las mismas cosas, como la familia y la naturaleza, y suelen hacer cosas que también les gustan a ellos: salir de aventura, acampar en el archipiélago o irse al bosque”.

El Valle de los Mumin es el hogar de todo un elenco de personajes extravagantes, y cada lector puede identificarse con alguno. “Mi personaje favorito ha ido cambiando según los años”, dice Slotte, “pero en estos momentos le tengo mucho cariño a Misabel, una criada que, aunque en principio parece algo melancólica, termina sacando su lado fuerte al irse a vivir con la familia Mumin. El año pasado por fin pude diseñar una taza en la que ella era la protagonista”.

Lo importante para la diseñadora es que las tazas sean motivo de alegría para la gente. De vez en cuando sigue a los grupos que charlan, compran y venden tazas de los Mumin en internet. “La mayoría de la gente dice que les encanta tener las tazas y que las usan todo el tiempo. No se trata de simples objetos de decoración”.

Tazas con significado

Un hombre con jersey blanco está sentado en una roca frente al mar con una taza de los Mumin en la mano.

Los finlandeses se sienten identificados con los personajes de los Mumin. A todos ellos les encanta pasar tiempo al aire libre y disfrutar de la naturaleza.
Foto: Mindre.fi/Fiskars Finland

Salla Korvanen hizo su tesis de máster sobre los significados asociados a las tazas de los Mumin, así que le hemos preguntado cuál es el motivo de su popularidad. Korvanen también las colecciona, y la idea para la tesis se le ocurrió al ofrecerles café a unos amigos durante una velada en su casa.

Les dijo a sus invitados que eligieran una taza y estos se pusieron a conversar sobre las tazas de los Mumin, ignorando las que no lo eran. “Empecé a preguntarme el por qué”, dice. “Quise descubrir qué tipo de significados culturales asociaba a las tazas la gente que las coleccionaba”.

Salla Korvanen entrevistó a nueve coleccionistas y descubrió que el significado que asociaban a las tazas de los Mumin siempre tenía que ver con emociones. “La gente no las compra por necesidad, sino porque despiertan ciertos sentimientos”, nos explica.

Historias detrás de cada taza

Cuatro personas están sentadas alrededor de una mesa jugando a las cartas, y cada una de ellas tiene delante una taza diferente de los Mumin.

Las tazas también tienen su parte social: cuando sirves el café, puedes decirles a tus amigos que elijan la que más les guste.
Foto: Mindre.fi/Fiskars Finland

En sus entrevistas, Salla Korvanen distinguió tres motivos principales que explicaban por qué las tazas despertaban sentimientos tan fuertes. En primer lugar, las personas sentían que las tazas estaban relacionadas con sus propias vidas y sus historias, y que les traían recuerdos nostálgicos. En segundo lugar, mencionaban que las ideas y los valores que habitualmente se asocian con los Mumin eran importantes para ellos. Y tercero: poseer tazas de los Mumin tiene un lado social. “Uno no colecciona las tazas para guardarlas”, dice. “Te tomas un café con los amigos y les dejas que elijan su taza, y también puedes hablar de las tazas con tus amigos”.

Salla Korvanen está convencida de que la popularidad de las tazas de los Mumin se debe a que Arabia ha sabido hacer de ellas una marca de éxito: cuando las personas las compran sienten que, además de un producto de confianza, están comprando también los valores y significados que los Mumin representan”. “No te llevas una simple taza, te llevas toda una historia”, afirma.

Tove Slotte está de acuerdo con ella: “La importancia de la taza viene de la historia. A menudo pienso que estaría bien si la gente pudiera leer la historia que hay detrás de cada taza. Las ilustraciones que hay en ellas no son solo una apariencia, sino que contienen significados más profundos, y eso es lo que hace que nos sintamos atraídos por ellas”.

Por Sanni Honkavaara, agosto de 2020