Informe PISA: Finlandia se mantiene entre las primeras de la clase

A los finlandeses de 15 años no ha dejado de irles bien desde que el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) comenzara su andadura en el año 2000. En los resultados recién publicados en diciembre de 2019, Finlandia ha hecho honor a su reputación, demostrando además que existe un equilibrio entre su éxito académico y la vida fuera de la escuela.

Lee el artículo

Organizado cada año por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el informe PISA pone a prueba en decenas de países las capacidades y conocimientos de los estudiantes de 15 años, con el objetivo de evaluar los sistemas educativos de todo el mundo. El informe PISA analiza su rendimiento en lectura, matemáticas y ciencia.

Los resultados publicados en diciembre de 2019 se han elaborado a partir de las pruebas PISA 2018. En Finlandia, el informe de 2018 abarcó 214 escuelas de todas las áreas del país, con 42 estudiantes seleccionados al azar por cada escuela participante. Las escuelas del grupo de prueba eran de lengua finlandesa y de lengua sueca, los dos idiomas oficiales de Finlandia.

Los resultados en el apartado de habilidad lectora han situado a Finlandia en el segundo puesto, compartido con Canadá, de los países de la OCDE, y en el sexto puesto de entre todas las naciones y regiones participantes. En el de habilidad matemática, Finlandia también ha obtenido buenos resultados, situándose entre los puestos número 7 y el 13 de los países de la OCDE y entre el 12 y el 18 de la clasificación general (los países se agrupan de este modo debido a que sus puntuaciones son sumamente similares). En cuanto a alfabetización científica, cuya prueba se centró en esta ocasión en las ciencias naturales, Finlandia fue la tercera entre los países de la OCDE y la sexta en la clasificación general, a pesar de haber obtenido unos cuantos puntos más que en la anterior prueba PISA.

Satisfechos con sus vidas

Leer, ya sea de una pantalla o de un papel, es la base de la mayor parte del aprendizaje que los niños llevan a cabo en la escuela.
Foto: Riku Isohella/Finland Promotion Board

En las pruebas PISA de 2018 también se les pidió a los estudiantes finlandeses de 15 años que evaluasen el nivel de satisfacción con respecto a sus vidas. En una escala del 1 al 10, estos le concedieron una puntuación de 7,61. Si se comparan en un gráfico los resultados de satisfacción con su vida de los alumnos y los de competencia lectora, queda claro que Finlandia es el único país en el que ambas categorías alcanzan un nivel alto. Esto podría indicar que existe un equilibrio positivo entre la escuela y otros aspectos de la vida, tal como sucede con los adultos finlandeses que, según estudios comparativos internacionales, alcanzan un admirable nivel en lo que se refiere al equilibrio entre su trabajo y su vida.

El gráfico de los intereses de los niños por la lectura muestra que en Finlandia ha habido un cierto declive, tal como viene sucediendo en muchos otros lugares del mundo. Sorprendentemente, muchos niños respondieron que solamente leían cuando era necesario. La pregunta incluía las plataformas digitales y las de papel. Este problema requiere que los padres, educadores y políticos presten atención y animen a los más jóvenes a la lectura, que es la base de gran parte del aprendizaje en general.

Un secreto a voces del éxito del sistema finlandés de educación es que el mismo alto estándar educativo está a disposición de los alumnos en todo el país, al margen de su situación geográfica o su origen socioeconómico. La ministra de Educación, Li Andersson, lo recalcó en una rueda de prensa celebrada en Helsinki, señalando que los resultados del informe PISA mostraban que las diferencias entre las numerosas escuelas que habían participado eran mínimas.

Esto, según la ministra, significa que en Finlandia todo el mundo «puede confiar en que su escuela local se encuentre entre las mejores del mundo».

Por la Redacción de ThisisFINLAND, diciembre de 2019