En Finlandia la gente inteligente hace máquinas inteligentes

Oğuzhan Gençoğlu, de origen turco, eligió Finlandia para estudiar el aprendizaje automático y ha acabado fundando una empresa emergente de inteligencia artificial.

Lee el artículo

Gençoğlu es uno de los tres fundadores de una excepcional startup con sede en Helsinki y especializada en aprendizaje automático. Su solución puede analizar datos y hacer predicciones especializadas y, entre otros usos, puede servir para aumentar la productividad en una planta forestal, o para averiguar si un paciente tiene cáncer de próstata.

Nacido en Ankara, Turquía, Gençoğlu llegó a Finlandia para continuar sus estudios de máster en la Universidad de Tecnología de Tampere, donde se dedicó de manera exhaustiva al estudio del aprendizaje automático y el aprendizaje profundo.

«El aprendizaje automático es una subdivisión de la ciencia computacional, donde los algoritmos analizan los datos, aprenden de ellos y aplican lo aprendido», nos explica. «El aprendizaje profundo es una subdivisión del aprendizaje automático que utiliza redes neuronales artificiales».

Gençoğlu explica que la inteligencia artificial son «máquinas que imitan las funciones cognitivas de los humanos», y añade que «la gente dice ‘IA’ con demasiada facilidad para referirse a la pseudociencia o a la ciencia ficción».

El aprendizaje automático puede identificar imágenes de objetos, e incluso reconocer a individuos. Se le puede enseñar a jugar o a charlar con personas. La tesis doctoral de Gençoğlu trata sobre el uso del aprendizaje automático en la predicción de epidemias de gripe, basándose en las publicaciones de las redes sociales.

Ventajas diversas

De izda. a dcha.: Hung Ta, Timo Heikkinen y Oğuzhan Gençoğlu diseñan un plan.Foto: Hoang Minh Trang/Top Data Science

En 2016, Gençoğlu se unió a Hung Ta, un matemático vietnamita doctorado en biotecnología, y a Timo Heikkinen, un empresario finlandés con experiencia en software, para fundar Top Data Science, una empresa especializada en aprendizaje automático. Ahora Gençoğlu es el director científico de datos de la compañía, en la que trabajan diez empleados de seis países diferentes.

«No hay duda de que tanta diversidad es una ventaja», dice Gençoğlu. «Trabajamos con muchas compañías internacionales, así que si estamos en conversaciones con una empresa china, es un punto a favor que en nuestro equipo haya alguien que hable chino».

Para la empresa, los antecedentes multiculturales de su personal representan una oportunidad para fomentar el trabajo en equipo. Todos los meses tienen una reunión con eventos, juegos, historias sobre sus culturas y comida de sus países de origen.

«Ofrecemos la IA como un servicio: soluciones a medida para desafíos específicos», dice Gençoğlu. «Cuando acudes a una de las grandes compañías de la industria, lo que van a ofrecerte es simplemente uno de sus productos plug-and-play, de inicio automático. En cambio nosotros invertimos tiempo en entender al cliente y el asunto que se nos plantea».

Top Data Science ha trabajado con muchas industrias, de ingeniería forestal y de escáner, entre otras. Su sede se halla en el GE Health Innovation Village, en Helsinki, que alberga docenas de empresas emergentes de salud y bienestar. Los lazos que Top Data Science había creado con la industria de la salud tuvieron su compensación cuando, en su deseo de minimizar las biopsias, los médicos del Hospital Central de la Universidad de Helsinki le pidieron a la compañía que desarrollara un software para diagnosticar el cáncer de próstata a partir de IRM (imágenes de resonancia magnética).

«Entrenamos al algoritmo utilizando ejemplos de IRM y datos de biopsias», explica Gençoğlu. «Ahora, cuando se le proporcionan nuevos datos, es capaz de hacer predicciones».

Cosas que necesitamos entender

Las personas no son máquinas, y los humanos aprenden de otro modo. Necesitan un equilibrio entre sus aficiones y su vida laboral. Fuera de la oficina, la guitarra es uno de los intereses de Gençoğlu.Foto: Tiina Hautamäki

Otro de los proyectos de prueba consistió en discernir qué pacientes estaban en riesgo de empeorar y cuáles estaban en condiciones de salir de la unidad de cuidados intensivos. La solución de Top Data Science puede ser una herramienta valiosa para los médicos que han de tomar este tipo de decisiones.

Gençoğlu está satisfecho con la buena situación que el aprendizaje automático tiene en Finlandia, aunque admite que aún queda trabajo por hacer.

«Finlandia va un poco por detrás de Estados Unidos», dice. «China también es muy fuerte. Aquí hay mucho talento en lo que respecta a la IA, pero las empresas son conservadoras y están tardando en aceptarla. En ocasiones, los expertos finlandeses se van a trabajar a Silicon Valley, o se quedan en el mundo académico».

Sin embargo, algunas actividades recientes han hecho aumentar el estatus del aprendizaje automático en Finlandia. Por ejemplo, la Universidad de Helsinki y la empresa de consultoría Reaktor han puesto a disposición del público un curso gratuito de IA, Elementos de Inteligencia Artificial, que en el momento de publicarse este artículo sigue disponible a través de Internet.

«Los elementos de IA han sido una gran idea», afirma Gençoğlu. «Es importante que el público entienda la manera en que el etiquetado de personas en las fotografías ha servido para entrenar al software de reconocimiento facial de Facebook, o cómo la identificación de spam en Gmail ha entrenado a los algoritmos de Google. La gente necesita entender cómo funciona esto para poder influir en las políticas públicas».

Entonces, ¿le preocupa lo que las redes sociales puedan estar haciendo con sus datos?

«A excepción de LinkedIn, no tengo ninguna cuenta en las redes sociales», dice. «La razón principal es que sencillamente no me interesan, pero a lo mejor es que también soy un poco más consciente de la privacidad y de cómo se utilizan los datos».

Por David J. Cord, julio de 2018

También en thisisFINLAND

Enlaces