Finlandia sobre su plato

Los sabores naturales de la cocina finlandesa sitúan a Finlandia en el mapa gastronómico mundial. Dese un paseo por su gastronomía con sabrosas recetas.

Lee el artículo

Septiembre de 2011

La culinaria finlandesa es una mezcla de sabores que tienen su origen en varias fuentes: la naturaleza finlandesa, la historia de una nación que dejó atrás los bosques para convertirse en un activo interlocutor con los países vecinos, los nuevos trends internacionales y la excelencia del arte de cocinar. Con estos elementos los profesionales de la cocina han colocado a Finlandia en el mapa mundial de la culinaria y contribuido a la posición actual de Helsinki, capital de Finlandia, como una de las ciudades trend más interesantes del mundo.

Sabor genuino

El rebozuelo, de color amarillento, es la seta favorita de muchos finlandeses. Los primeros rebozuelos se recogen en junio, para acompañar las patatas nuevas. En otoño se sirven con carne de caza.Foto: Promotion Programme for Finnish Food Culture (SRE)/Imagebank

El clave de los sabores finlandeses reside en las cuatro estaciones de año claramente diferenciadas. En los rigores del invierno los finlandeses entran en calor con carnes y verduras suavemente estofadas; pasado el invierno, el sol primaveral despide los últimos fríos de la temporada, y los ruibarbos y las ortigas inauguran la temporada de crecimiento. A comienzos del verano, los finlandeses se deleitan con patatas nuevas con sus condimentos. Cuando el verano está en su plenitud, maduran las bayas y setas silvestres, y más tarde los frutos del otoño ayudan a llenar las despensas para el invierno. La caza y el pescado salvaje proporcionan variedad a la oferta de carne y pescado durante todo el año. ¡Siempre es la temporada!

Nuestra naturaleza produce alimentos llenos de salud y de sabores auténticos. Los arándanos negros de los profundos bosques, los camemoros de los pantanos silvestres, el centeno de los campos protegidos por el invierno – ¡superalimentos de Finlandia!


El arte culinario finlandés llama a probar los sabores del norte

El espíritu innovador se hace notar también fuera de la cocina. El restaurante Savoy, en el pleno centro de Helsinki, cultiva hierbas y hortalizas en el tejado. Tanto el personal como los clientes aprecian los productos frescos de cultivo propio. En el tejado vive también una pequeña comunidad de abejas.

El espíritu innovador se hace notar también fuera de la cocina. El restaurante Savoy, en el pleno centro de Helsinki, cultiva hierbas y hortalizas en el tejado. Tanto el personal como los clientes aprecian los productos frescos de cultivo propio. En el tejado vive también una pequeña comunidad de abejas.Foto: Royal Restaurants

Nuestros chefs internacionalmente reconocidos exportan alimentos finlandeses al mundo e invitan a los culinaristas del mundo entero a sentarse a nuestras mesas. Los innovadores profesionales combinan las materias primas del norte con los viejos métodos de conservación y de cocina, y los alimentos tradicionales con los nuevos conocimientos traídos de fuera. El resultado es una experiencia gastronómica que hasta los culinaristas más exigentes recuerdan para siempre.

El carácter singular de la cocina finlandesa se basa en los productos originales y de gran calidad de los pequeños productores y la excelencia de las materias primas: la variada gama de setas, los sabrosos tubérculos y raíces, las verduras frescas, las bayas silvestres agridulces y el reno –animal autóctono de Finlandia–. Los profesionales de las pequeñas queserías, cerveceras y panaderías crean sus apetitosos productos, que conservan intensamente los sabores de las materias primas, en cooperación con los restaurantes.

Se puede disfrutar de una magnífica cena gourmet en numerosos restaurantes de alta calidad. La capital, Helsinki, abunda en ellos, pero también en otras partes de Finlandia se pueden tener experiencias culinarias inolvidables.Foto: Royal Restaurants

Los restaurantes finlandeses respetan las tradiciones. ¿Le apetecería probar unos arenques rebozados con harina de centeno y fritos en mantequilla, un asado de reno o alce con verduras estofadas al horno? ¿O una empanada de arándanos negros con crema de vainilla?

Los restaurantes también renuevan constantemente recetas viejas y crean nuevas recetas. Pueden, por ejemplo, servir el lavareto, rey de los pescados, condimentado con hierbas orgánicas cultivadas en la azotea del propio restaurante. La remolacha, antes disponible sólo en conserva en vinagre, se transforma hoy en las habilidosas manos del chef en un componente de los más imaginativos platos.


Vientos de cambio

Los sabores finlandeses tradicionales se revisten de nuevas formas y ganan nuevos adeptos en los restaurantes.

Los sabores finlandeses tradicionales se revisten de nuevas formas y ganan nuevos adeptos en los restaurantes. Foto: SRE/Imagebank

Los nuevos trends del mundo culinario, como los alimentos orgánicos, los alimentos locales, el bienestar y la búsqueda de novedades están transformando la cultura culinaria también en Finlandia.

Toda la cadena alimenticia da cada vez más cabida a opciones más sostenibles. En Finlandia hay un gran número de granjas orgánicas, y el mercado de alimentos orgánicos crece continuamente. Se ha descubierto de nuevo el valor de los productos locales, cuya demanda va viento en popa. Asimismo, los finlandeses ocupan el tercer lugar en el consumo de productos de comercio justo. Los envases incluirán pronto también información sobre las huellas de carbón y agua de los productos.

Una de las viejas tradiciones culinarias conservadas hasta hoy es el arte de hacer empanadas carelianas, que consisten en un puñado de arroz, o más tradicionalmente patata o cebada, en una fina corteza de centeno. La técnica requiere práctica y cierta destreza.Foto: SRE/Imagebank

También el flujo de cambios geográficos contribuye, evidentemente, a transformar nuestra cultura culinaria. En el este, las raíces de la cocina finlandesa tradicional están en Carelia del Ladoga, y en el oeste, en la costa del golfo de Botnia. Las diferencias geográficas ciertamente se han atenuado, pero siguen siendo patentes. Los estofados al horno y por ejemplo los platos tradicionales de la Pascua Florida tienen su origen en el este, mientras que las sopas vienen del oeste, y también la celebración de la mayor fiesta, la Navidad, sigue principalmente la tradición occidental. El reno lapón es apreciado también en las mesas del sur, y todos los finlandeses conocen las empanadas de Carelia.

Entre los alimentos tradicionales y nuevos de las provincias, especialmente el tipo de pan permite deducir dónde nos encontramos. Los “rieska” del norte de Finlandia panecillos planos y hechos sin levadura, el pan de centeno leudado y las empanadas del este, y el pan negro denso, dulce y conservable de la costa son buenas coordenadas de localización.

También el meollo de la cultura culinaria finlandesa –el pan de centeno– tiene sus aplicaciones modernas.Foto: SRE/Imagebank

También los cambios de nuestro estilo de vida dejan, evidentemente, su huella en la cultura culinaria. La vida cotidiana moderna es físicamente mucho más fácil que antes, por lo que muchos finlandeses beben leche desnatada y controlan su ingestión de azúcares. Gracias al horno a microondas, la oferta de alimentos precocinados y la generalización de la costumbre de almorzar en restaurantes, se ha reducido el tiempo empleado para cocinar. Por otra parte, la cocina es hoy día un popularhobby, y también numerosos jóvenes pasan buena parte de su tiempo libre en la cocina.

Las influencias extranjeras se hacen patentes en la abundante oferta de restaurantes chinos, italianos o de otras etnias. Sin embargo, muchos de los nuevos conocimientos culinarios se han fundido con la creatividad finlandesa. Así, vale la pena probar por ejemplo el risotto de cebada, el carpaccio de reno, las setas shitake orgánicas y las tapas finlandesas, llamadassapas.


La sinfonía de naturaleza salvaje

La naturaleza veraniega finlandesa es muy verde y abundante en especies. La recogida de hierbas silvestres es una tradición antigua convertida hoy en un trend culinario, que cada vez gana más adeptos. Hasta muchos restaurantes condimentan sus platos con hierbas silvestres, algunas veces recogidas por el propio chef.

La naturaleza veraniega finlandesa es muy verde y abundante en especies. La recogida de hierbas silvestres es una tradición antigua convertida hoy en un trend culinario, que cada vez gana más adeptos. Hasta muchos restaurantes condimentan sus platos con hierbas silvestres, algunas veces recogidas por el propio chef.Foto: SRE/Imagebank

Para muchos finlandeses y extranjeros, las mejores aventuras culinarias finlandesas tienen sus orígenes en la naturaleza salvaje. Se pueden conjurar experiencias culinarias inolvidables a base de bayas, setas, pescado natural y caza.

Todo finlandés tiene acceso a los verdaderos superalimentos de la naturaleza. Gracias a “Everyman’s right”, ley que permite que cualquier persona pueda moverse libremente por el territorio, se pueden recoger frutos de la naturaleza siempre que se respete la naturaleza y los derechos del dueño del terreno. Los finlandeses comen arándanos negros y rojos, rebozuelos y boletos durante todo el año. Muchos llenan sus congeladores con bayas salvajes que han recogido de los bosques con sus propias manos, en vez de comprarlos en la tienda. ¡Al parecer, esto es motivo de asombro para muchos extranjeros!

En los miles de lagos de Finlandia abundan los sabrosos peces de agua dulce, y el mar Báltico ofrece aun más variedades de peces. Se puede obtener fácilmente la licencia de pescar, que permite preparar platos de pescado fresquísimo. La parrilla y el ahumador son equipos estándar para preparar platos de pescado en las casitas de verano. Hay temporadas especiales para diferentes pescados marinos; el otoño es la temporada de las alegres fiestas de cangrejos, y el invierno es la época idónea para los platos de lota y las huevas de pescado con blinis, crepes (panqueques) rusos hechos de alforfón. La pesca en el hielo es algo que debe probar si visita Finlandia en invierno.

Los miles de lagos finlandeses invitan a pescar. Los pertrechos están siempre a mano en la casita de verano, y poco se tarda en limpiar, preparar y comer la pesca del día.Foto: Plugi

En Laponia el excursionista no necesita llevar botellas de agua en la mochila. Los arroyos de los montes, de aguas transparentes, apagan la sed y ofrecen refrescamiento durante toda la caminata.Foto: Visit Finland/Marja Pirilä

El arándano silvestre del Norte está lleno de sabor y de sustancias beneficiosas para la salud. Una pequeña excursión al bosque para recoger arándanos cuida también el alma.Foto: Rodeo/P. Jauhiainen

Muchas familias comen carne de animales cazados por algún miembro de la familia. Se trata principalmente de alce, pero también hay caza de renos salvajes, liebres, patos silvestres o palomas torcazas. En cambio, los renos lapones son animales de granja que viven en libertad en las colinas del norte del país, y son propiedad de sus respectivos criadores.

El agua dulce es para nosotros un motivo de orgullo. Las aguas subterráneas almacenadas en lomas arenosas son de fácil acceso, pero también la abundancia de lagos permite purificar agua lacustre para el consumo. Ambos tipos de agua están directamente disponibles en los hogares finlandeses: para llenar el vaso, basta con abrir el grifo.

Los arándanos negros finlandeses tienen gran demanda también en Japón, los boletos en Italia, la savia del abedul en Francia. Los productos de la naturaleza son artículos muy apreciados en el mundo.


La agricultura más septentrional del mundo

La agricultura norteña está en buenas manos. La temporada de crecimiento es breve, por lo que los agricultores están muy ocupados durante los períodos de siembra y cosecha.

La agricultura norteña está en buenas manos. La temporada de crecimiento es breve, por lo que los agricultores están muy ocupados durante los períodos de siembra y cosecha. Foto: SRE/Imagebank

En ninguna parte del mundo se cultiva la tierra tan al norte como en Finlandia. El verano corto y el invierno largo plantean retos para el cultivo de cereales y la cría de ganado. En otros tiempos esto suponía escasez de alimentos en invierno; hoy en día, en cambio, supone soluciones creativas y alimentos de calidad.

La temporada de crecimiento es corta en Finlandia: todo el proceso tiene que ser completado en un periodo de tiempo dos meses más breve que en el sur, donde el clima es más suave. En otoño la cosecha tiene que ser recolectada en unas pocas semanas, antes de que llegue el invierno.

La luminosidad de los largos días de verano, el calor de la corriente de Golfo y las variedades locales permiten un crecimiento rápido. La cantidad de radiación solar generada en Finlandia durante la temporada de crecimiento es incluso mayor que en Europa central. El crecimiento se ve favorecido también por el hecho de que las temperaturas sean raramente excesivamente altas y secas; por otra parte, siempre hay bastante agua para el riego. Al mismo tiempo, las heladas de invierno destruyen eficientemente algunas pestes y debilitan el crecimiento de varias especies de malezas.

El factor que más intensamente contribuye al carácter específico de la temporada de crecimiento de Finlandia es la enorme diferencia entre las temperaturas de noche y de día, hecho que también protege la fragancia de las hierbas y conserva intactos los beneficios nutricionales de las bayas.

En invierno los campos y prados reposan bajo una espesa capa de nieve, pero no son pocas las vacas que disfrutan de la blanca nieve.Foto: SRE/Imagebank

En otoño la oferta de hortalizas cultivadas en Finlandia es abundantísima.Foto: Vastavalo/Tuula Roos

Los finlandeses son muy innovadores en lo que concierne al cultivo en invernaderos. Siendo un método de cultivo que consume abundante energía, se ha dedicado mucha investigación para lograr reducir su consumo energético. Así, por ejemplo los pepinos de invernadero requieren hoy un tercio menos de energía que hace pocas décadas. Lo que es más, en los invernaderos finlandeses no hace falta usar pesticidas artificiales. La eficiencia energética desempeñará un papel aun más destacado en el futuro: gracias al cultivo urbano, los invernaderos se ubicarán más cerca de los consumidores, podrán producir energía para los vecinos y, a su vez, también podrán utilizar el calor sobrante de las casas cercanas.


Seguridad y salubridad basadas en la excelencia

Los alimentos orgánicos y los productos locales pertenecen a la cesta de compra de muchos finlandeses. Se venden principalmente en supermercados normales, pero en los últimos años ha surgido en el centro de las ciudades también un buen número de pequeñas tiendas especializadas, que ofrecen a los amigos de la buena mesa productos alimentarios artesanales de pequeños productores del campo.

Los alimentos orgánicos y los productos locales pertenecen a la cesta de compra de muchos finlandeses. Se venden principalmente en supermercados normales, pero en los últimos años ha surgido en el centro de las ciudades también un buen número de pequeñas tiendas especializadas, que ofrecen a los amigos de la buena mesa productos alimentarios artesanales de pequeños productores del campo.Foto: SRE/Imagebank

Los alimentos finlandeses son los más seguros del mundo. El punto de partida está en la calidad de las materias primas producidas por los agricultores finlandeses. La buena higiene es rigurosa norma en toda la cadena alimentaria. Se asegura la perfecta limpieza de los locales de trabajo y los utensilios, se mantienen las temperaturas a un nivel óptimo, y las actividades críticas están sometidas a un control específico. Todo esto hace que Ud. pueda saborear sin problema alguno su ponche con huevo crudo o dejar que los niños coman los restos de la masa de tarta.

Las alergias e hipersensibilidades son tomadas en serio en Finlandia. Aquellos que sufren intolerancia a la lactosa encontrarán en tiendas normales una amplia gama de productos libres de lactosa o con poca lactosa, debidamente etiquetados. También hay productos de panadería y pastelería sin gluten para los afectados por celiaquía. Muchos restaurantes incluyen en sus menús platos adecuados para dietas específicas, marcados con un sistema de símbolos. Cuando no hay símbolos, siempre se puede consultar al camarero.

La intolerancia a la lactosa es un problema relativamente común entre los finlandeses. Sin embargo, como los finlandeses están muy acostumbrados a tomar leche en sus diversas formas, en las tiendas hay una amplia oferta de productos sin lactosa.Foto: Valio

Entre los alimentos de efectos beneficiosos para la salud, los alimentos funcionales representan un auténtico logro científico. Se trata de productos basados en la investigación científica y que además de las propiedades nutricionales convencionales tienen efectos positivos específicos. El primer producto funcional finlandés que conquistó el mundo fue el edulcorante xylitol, bueno para la dentadura. Le siguieron varios productos beneficiosos para el estómago, los niveles de colesterol y la presión sanguínea.

La excelencia de los productos dietéticos especiales tiene importancia también para la exportación. Los productos lácteos finlandeses libres de lactosa han ganado terreno en los últimos años en Suecia, y también ha comenzado la conquista de América. Los celiáticos italianos pueden comer con toda tranquilidad pizza made in Finland. Los productos funcionales finlandeses son vendidos en decenas de países en todas partes del mundo.

La investigación continúa intensamente. Actualmente, uno de los focos de interés es la posibilidad de combinar la biotecnología con la nanotecnología y la tecnología de información. Ya actualmente se usan nuevas aplicaciones tecnológicas por ejemplo para el control de peso.

La seguridad y la salubridad de los alimentos se basan sobre todo en la cooperación diaria entre los investigadores, las autoridades y la industria de la alimentación, así como en las sensatas elecciones de los consumidores.


Siéntese a la mesa, por favor!

El calor del fuego vivo y el susurro de los árboles contribuyen a hacer de la comida o cena con pescado un auténtico placer culinario.Foto: Rodeo/Juha Tuomi

Es en Finlandia, naturalmente, donde la cocina finlandesa ofrece sus mejores logros. Ya sea en medio de la naturaleza o en un restaurante de lujo, la culinaria finlandesa es siempre una magnífica experiencia tanto para nosotros como para los extranjeros.

Los embutidos asados a fuego al aire libre, la perca pescada por uno mismo o el café cocido en una olla de brea forman parte imprescindible de toda excursión a la naturaleza. Si le parece demasiado exótico comer sentado en un tronco de árbol, los lugares previstos para hacer fuego en los campings equipados son siempre una buena opción. También puede apuntarse a una excursión guiada.

En los restaurantes gourmet descubrirá en su plato exquisitos sabores finlandeses, preparados de diversas formas.Foto: Royal Restaurants

Se puede admirar la belleza de la naturaleza por ejemplo en Laponia, donde el criador de renos le llevará a las colinas para comer salmón ahumado, fritura de reno y otras joyas de la cocina finlandesa. Para apagar la sed podrá beber agua directamente en un arroyo o una fuente natural en el bosque. En las excursiones lacustres y por el archipiélago, se le servirán exquisitos platos de pescado preparados de las más variadas maneras.

En muchos destinos de turismo rural se sirven platos tradicionales en un paisaje campestre. Si prefiere los platos señoriales clásicos o si desea disfrutar de un tradicional buffet festivo, puede hacerlo por ejemplo en los restaurantes de las mansiones señoriales rurales. También en las ciudades numerosos restaurantes sirven platos caseros y tradicionales, que han conservado buena parte de su carácter sencillo y robusto. Es en la capital donde más fácilmente se encontrarán las auténticas cumbres de la culinaria finlandesa, pero también se pueden tener magníficas experiencias de fine dining en otras partes de Finlandia.

Los alimentos finlandeses se encuentran en pequeños flujos a todas partes del mundo. Los quesos, las bebidas alcohólicas, la carne de cerdo y el chocolate son los mayores productos de exportación de la industria alimenticia. Es posible que en las estanterías de su tienda habitual encuentre por ejemplo panecillos de centeno secos, chocolate con leche natural, muesli de avena orgánica, todo hecho en Finlandia. También puede ser que el pan sin gluten que encuentre en el congelador de su tienda sea de Finlandia.

¿Se anima a planear una comida o cena finlandesa? Recoja recetas en Internet y prepare una magnífica sorpresa para su familia y sus amigos.

¡Buen apetito!


Recetas

Delicia de lucioperca

Delicia de luciopercaFoto: Simply Scandinavian/Kimmo Saira

  • Un lucioperca, 1,5 kilos limpiado y escamado
  • 3 dl de nata de montar
  • eneldo
  • 1,5 dl de vino blanco
  • 1 dl de leche
  • 1 dl de caldo de pescado
  • 60 g de mantequilla
  • sal
  • pimienta blanca

Picar la cebolla y saltearla en mantequilla. Meterla aparte para enfriar. Picar el eneldo, mezclarlo con la cebolla y añadir una pequeña cantidad de vino blanco.

Enjuagar el pescado con agua tibia. Hacer dos cortes longitudinales en la espalda del pescado. Colocar el pescado boca abajo en un recipiente resistente al horno, condimentarlo con sal y pimienta. Meter la mezcla de cebolla y eneldo en los cortes. Verter el resto del vino blanco sobre el pescado y asarlo en el horno a una temperatura de 160° durante 20 minutos.

Meter el resto de la mantequilla, la nata, el caldo de pescado y la leche en un sartén a fuego suave. Retirar el pescado del horno y verter la salsa sobre el pescado.. Asarlo en el horno a 170° durante otros 50 minutos. Rociar el pescado con salsa cada 15 minutos. Decorar el plato con eneldo fresco y servir con patatas nuevas.

Receta: Simply Scandinavian*, información adicional en la contraportada

”Mustikkakukko” Tarta de arándanos negros

”Mustikkakukko” – tarta de arándanos negrosFoto: Pirkka Magazine

“Mustikkakukko” es un postre tradicional del este de Finlandia, que combina el delicado sabor del arándano negro con la robusta energía del centeno. Tanto el centeno como los arándanos negros son alimentos altamente saludables.

Masa

  • 250 gr de mantequilla
  • 1 ½ dl de azúcar
  • 4 dl de harina de centeno (se puede obtener en tiendas de alimentos saludables en todas partes del mundo)
  • 1 dl de harina de trigo
  • 1 cucharilla de levadura en polvo

Relleno

  • 1 litro de arándanos negros
  • 1 dl de azúcar

Mezclar la mantequilla blanda con el azúcar. Mezclar la harina de centeno, la harina de trigo y la levadura en polvo y unir la mezcla con la masa de mantequilla y azúcar. Extender los dos tercios de la masa sobre el fondo y los lados de una fuente resistente al horno y con lados altos.

Añadir los arándanos frescos o congelados. (Si usa arándanos congelados, mezclar los arándanos con una cucharada de harina de patata.) Salpicar azúcar sobre los arándanos y cubrirlos con el resto de la masa.

Poner la tarta en el horno a 200° por una hora, aproximadamente. Dejarla enfriar un rato y servirla con helado de vainilla, salsa de vainilla o nata montada.

Sopa de salmón

Sopa de salmónFoto: Pirkka Magazine

  • 500 gr de salmón
  • 2 zanahorias
  • 6 patatas
  • 2 cebollas
  • 2 hojas de laurel
  • 10 pimientas de Jamaica
  • 1 litro de caldo de pescado o agua
  • sal y pimienta negra
  • ¼ – ½ dl de eneldo fresco picado

Pelar y trocear las verduras. Quitar la piel del pescado y cortarlo en pedazos. Hervir el agua o el caldo de pescado, condimentar y añadir las verduras. Dejar hervir hasta que la verdura esté casi a punto; esto lleva unos 15 minutos dependiendo del tamaño de los trozos. Añadir los trozos de pescado y dejar hervir unos minutos más, hasta que el pescado esté a punto. Probar el sabor, y si hace falta, añadir sal y pimienta junto con el eneldo.

Muchos finlandeses prefieren la variedad cremosa de esta sopa. Se prepara como la sopa anterior, pero con solo 8 dl de agua o caldo de pescado. Añadir crema después de meter los trozos de pescado y dejar hervir. Añadir el eneldo.

Puede usar unas patatas menos y reemplazarlas con chirivía (pastinaca sativa) y puerro. El eneldo, a su vez, puede ser reemplazado con cebolleta.

Vorschmack con ensalada de patatas y chips de remolacha

El vorschmack es un plato originario del centro y este de Europa, presentado en Finlandia de mano del mariscal Mannerheim. Pronto se abrió camino a los corazones y mesas del resto de los finlandeses. Se sabe que el vorschmack era el plato favorito del mariscal, que siempre lo hacía acompañar con un aperitivo de aguardiente picante, conocido más tarde como aperitivo del mariscal.Foto: Simply Scandinavian/Kimmo Saira

 

Vorschmack

  • 1 kg de cordero sin hueso
  • 200 gr de carne de vaca
  • 50 gr de arenques en conserva en vinagre
  • 50 gr de filetes de anchoa
  • 2 cebollas grandes
  • 3 dl de caldo de carne
  • 1 dl de puré de tomate
  • 3 dientes de ajo
  • pimienta blanca

Ensalada de patata

  • 400 gr de patatas bien consistentes
  • 200 gr de pepinillos en conserva
  • 20 ml de nata agria (”smetana” rusa)
  • miel clara

Chips de remolacha

  • 2 remolachas de tamaño medio
  • 20 ml de aceite

Quitar las membranas y la grasa de la carne de vaca y cordero. Cortar la carne en trozos del tamaño de la punta del pulgar. Meter los trozos en un recipiente resistente al horno y asarlos junto con las cebollas troceadas a una temperatura de 200° durante unos 10 minutos. Poner la carne a enfriar; pasar las dos carnes junto con el ajo, los arenques y los filetes de anchoa por la picadora hasta obtener un paté más o menos granosa.

Mezclar el puré de tomate, el caldo de carne y la pimienta blanca recién molida con el paté. Meter la mezcla en una cacerola y dejarla en el horno a 150° por un mínimo de cuatro horas. Comprobar que el paté no seque en el horno; si es necesario, añadir caldo.

Ensalada de patatas

Hervir las patatas, dejarlas enfriar y pelarlas. Cortar las patatas y los pepinillos en trocitos del tamaño de la punta del pulgar. Unir los ingredientes y añadir la nata agria (“smetana”). Servir con miel.

Chips de remolacha

Lavar las remolachas y cortarlas en láminas muy finas por ejemplo con la ayuda de un cortador de queso. Verter el aceite en el sartén y calentarlo. Poner las láminas de remolacha en el aceite, que debe estar muy caliente, y freírlas durante uno o dos minutos. Retirar las láminas del aceite con un colador o una paleta perforada y dejarlas secar sobre un paño de cocina. Servir con el Vorschmack y ensalada de patatas.

Receta: Simply Scandinavian*

Fritura de alce y rebozuelo atrompetado

Fritura de alce y rebozuelo atrompetadoFoto: www.tiesydameen.fi

For the dough

  • 800 gr de carne de alce medio congelado, que se corta en láminas muy finas (se puede usar venado o corzo en vez de alce)
  • 1 cebolla picada
  • 1 cucharada de mantequilla
  • unos 3 dl de cerveza
  • 2 puñados, aproximadamente, de rebozuelos atrompetados secados
  • sal
  • unas cuantas bayas de enebro trituradas, si las puede encontrar en su tienda
  • pimienta negra picada

Freír la carne y la cebolla picada en mantequilla. Añadir la cerveza y los rebozuelos atrompetados. Condimentar con sal, bayas de enebro y pimienta negra picada. Dejar el sartén tapado a fuego lento por una hora u hora y media. Servir por ejemplo con puré de patatas o patatas duchesse.

Receta: www. tiesydameen.fi

Gachas de arándanos rojos

Gachas de arándanos rojosFoto: Simply Scandinavian/Kimmo Saira

  • 1,2 litros de agua
  • 4 dl de arándanos rojos
  • 1 dl de azúcar
  • 1,5 dl de sémola

Meter los arándanos rojos en agua hirviendo y dejarlos hervir durante aproximadamente 15 minutos. Sacar la olla del fuego y aplastar los arándanos por ejemplo con un aplastador de patatas. Pasar la mezcla por un colador fino y guardar el jugo. Poner el jugo a hervir otra vez, añadir el azúcar. En cuanto empiece a hervir, añadir la sémola batiendo constantemente. Dejar hervir durante unos 10 minutos o hasta que esté suficientemente espeso. Dejar enfriar durante un rato, batir luego con batidora de mano hasta que haya enfriado totalmente. Probar el sabor, y si está demasiado agrio, añadir azúcar. Servir con leche y azúcar.

Receta: Simply Scandinavian*

Bollos dulces de cuaresma, “pulla”

Al comienzo de la Cuaresma los finlandeses comen bollos dulces rellenos.Foto: Simply Scandinavian/Kimmo Saira

  • 5 dl de leche
  • 50 gr de levadura fresca
  • 2 dl de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharilla de cardamomo molido
  • ½ cucharilla de sal
  • 12-13 dl de harina de trigo blanca
  • 150 gr de mantequilla

Compota de frambuesas y arándanos negros

  • 250 gr de frambuesas
  • 250 gr de arándanos negros
  • 250 gr de azúcar con gelificante

2 dl de nata para montar

Disolver la levadura en la leche tibia. Añadir los huevos batidos, el azúcar, la sal y el cardamomo. Añadir parte de la harina y remover la mezcla bien hasta que esté espesa. Batir la masa bien durante uno o dos minutos y añadir el resto de la harina poco a poco, removiendo de vez en cuando. Añadir la mantequilla fundida y enfriada y remover la mezcla bien durante un rato. Si está todavía demasiado líquida, añadir harina. Amasar durante unos 5 minutos. Dejar la masa a descansar y leudarse durante unos 30 minutos en un recipiente amplio. Cubrir el recipiente con un paño.

Volcar la masa sobre una tabla salpicada de harina y moldearla en bollos del tamaño del puño, enrollándolos entre la palma de la mano y la tabla. Colocar los bollos en una bandeja de horno; untarlos ligeramente con huevo batido y añadir una pizca de azúcar encima de cada bollo. Ponerlos en el horno a 220° por 10-15 minutos o hasta que estén bien dorados.

Limpiar y enjuagar bien las bayas. Meterlas en una cacerola y añadir 50 ml de agua. Poner el azúcar en la cacerola justo antes de que la mezcla empiece a hervir, removiendo la mezcla bien. Dejar hervir durante 10-15 minutos, removiendo de vez en cuando. Quitar la espuma de la compota y dejar enfriar durante una hora. Verter la compota en tarros limpios o usarla inmediatamente para relleno de los bollos.

Batir la nata hasta que tenga consistencia suficientemente firme y añadir azúcar. Partir los bollos longitudinalmente en dos mitades y hacer un pequeño hoyo en medio de las mitades inferiores. Meter en el hoyo media cucharilla de compota y a su alrededor nata montada, utilizando preferiblemente una manga de pastelería.

Receta: Simply Scandinavian*

Los finlandeses beben más café que ningún otro pueblo. Cualquier hora es buena para disfrutar de una pausa de café: por la mañana, por la tarde, después de la comida. El café también forma parte esencial de las ocasiones festivas. De día se toma habitualmente con un sencillo bollo dulce, mientras que en las fiestas se acompaña con diversas variedades de pastelería, hoy frecuentemente también con bocados salados. “Bebida nacional” por excelencia, el café es servido en tazas finlandesas tanto entre semana como en festivos.Foto: Vastavalo/Ia Ahonen

 

* Simply Scandinavian:
Travelling in time with Finnish Cuisine and Nature de Tero Kallio y Kimmo Saira
Raikas Kustannus Ltd 2008

Enlaces